Disneylandia

PREGUNTA
Tengo 2 hijos, 7 y 10 años. Me han pedido ir a Disneylandia. Varios de sus amigos les platican de los juegos que hay allí.
Los precios están carísimos. Mi esposa dice de plano que no, puesto que un adulto debe acompañarlos (ella o yo), para ello eso no es importante.
Si ahorramos o trabajo un tiempo horas extras, por algunos fines de semana podemos ir. Pero ella prefiere comprar una cama nueva, o enviarlo a nuestros padres en México.

No me siento bien con mis hijos, sin embargo estoy en conflicto con mi esposa ¿Usted qué piensa? Es difícil decirle a mis hijos que no.

RESPUESTA
Estimado Martín, los hijos: su educación, felicidad, sueños, salud física y mental, son responsabilidad de los padres. El matrimonio es un acuerdo entre dos, donde no siempre van a coincidir en opiniones y sobre todo cuando se trata de la educación de los hijos. Sus nenes no son bebés, lo cual significa que su primera vez en este GRAN PARQUE de diversiones marcará un evento importante en sus cortas vidas, que lo llevarán guardado en su memoria y corazón por el resto de las mismas. Trate de recordar y de hacer a su esposa que también ubique algún momento de su infancia donde lo más preciado y añorado le fue concedido. La felicidad inmensa que sintió y como hasta el día de hoy lo recuerda con cariño y nostalgia. Cuando se es padre de familia, planeado o no, el compromiso con el otro ser humano, indefenso, que representa una extensión de nosotros mismos es completo y al cien. Es decir, si hay que sacrificar la cama se hace, si no se puede mandar por este mes o temporada ayuda a los padres, también se hace. Nuestros progenitores, para bien o para mal, ya son adultos: ellos entienden y se ajustan a nuestras posibilidades de ayuda, cuando haya. Sin embargo sus hijos por mucho que les explique, ellos entienden hasta donde su deseo les permite. Y si los niños, son bien portados, llevan buenas notas/calificaciones en su escuela, no veo por qué no recompensarles su esfuerzo. Recuerde, la memoria es selectiva, cuando somos adultos recordamos los eventos más dolorosos o más felices de nuestra infancia. Hay eventos, situaciones, acontecimientos, etc., que nos marcaron; y todos fueron o muy buenos o muy malos, según nuestro termómetro biológico. Convenza a su mujer, debe de haber alguna palabra que usted puede usar o hacer referencia para que ella también recuerde que detrás de esa coraza de madre dura y disciplinaria, también hay una niña. ¡Suerte y a disfrutar del parque de diversiones a lo grande!

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (2)
  • comment-avatar
    Anonimo 5 years

    Sofia a donde te podria mandar mi pregunta. Necesito ayuda urgente!!!

  • Disqus (0 )