Caprichos de mi princesa

Caprichos de mi princesa.
Caprichos de mi princesa

Caprichos de mi princesa.
PREGUNTA

Sofía le escribo porque tengo una niña de 14 años y aunque a mi esposo no le parece, yo le compro todo lo que ella me pide. Es una niña ejemplar, y no veo nada de malo en comprarle la ropa o zapatos que a ella le gustan, si podemos, ¿por qué no? Él dice que no es buen darle TODO lo que me pide. Ahora que va a cumplir sus 15, le quiero hacer una quinceañera de ensueño. Él dice que la niña ni entusiasmada se oye para su fiesta, pero a mi no me hicieron y mis padres fue muy poco lo que me dieron pues eran muy pobres, por eso le doy todo a mi niña para que no sufra como yo. ¿Qué le puedo decir a mi esposo para que no esté de pesimista con la quinceañera de la nena.

RESPUESTA
Estimada anónima, la cuestión es con usted. ¿Ya le preguntó usted a su niña si quiere quinceañera? El hecho de que la nena no suene entusiasmada, tal vez es un fuerte indicador de que, en efecto, su princesa NO quiere quinceañera. En muchos casos, las fiestas son al gusto de la mamá, porque resulta, que hay muchas que viven la quinceañera que ellas no tuvieron. No es así en todos los casos, pero de que los hay, los hay. En situaciones como esta, la niña por temor a disgustar a su madre o a sus padres, acepta pero no porque realmente quiera ella el vestido largo, el baile, la muñeca en fin. Tal vez si quiera fiesta pero no como la de sus sueños estimada anónima, sino como los de ella. En cuanto a darle todo, estoy de acuerdo con su esposo, la educación de los niños o adolescentes va mucho más allá de lo que comúnmente parece. Hay un trasfondo, el hecho de que usted le dé todo, simplemente porque puede o la niña lo quiere, le enseña a ella que no hay límites y que puede poseer todo lo que a ella se le venga en gana. Y con el tiempo, la vida, le enseñará, que sí hay ciertos límites, y que no lo puede tener todo y eso le va a doler mucho más porque no estará acostumbrada y no sabrá cómo manejar ese tipo de situaciones. A qué “límites” me refiero, al trabajo de sus sueños, no siempre el más capacitado/estudiado logra el puesto deseado, el chico de sus sueños puede estar interesado en su mejor amiga y no en ella. Puede ser una niña excepcional, pero las herramientas básicas de supervivencia se aprenden en casa, lo bueno, lo malo, lo peor, lo ético, los valores y no necesariamente yendo de compras. Cómo puede ella valorar algo, si todo se lo dan. Si no se ha ganado nada. En efecto, es una buena niña, pero si no tiene que trabajar para pagar sus estudios, ni su línea telefónica, etc., lo mínimo que le corresponde es ir bien en la escuela, es una obligación y debería ayudar con labores en casa. Recuerde, la vida en conjunto con el tiempo, tarde o temprano se encargan de enseñarnos que no siempre podemos tener lo que queremos, creo es mejor lo aprenda desde ahora, puesto que de acuerdo a su corta edad, de ese mismo tamaño deberán ser sus limitaciones, y por ende el “dolor” será superado. Cuando crezca y haya peores limitantes, sabrá como enfrentarlas o por lo menos el dolor le será familiar y fácil de superar. ¡Suerte!

Caprichos de mi princesa.

Para ver más de sofía hacer click aquí: Artículos de Sofía

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )