Homosexualidad y homofobia.

Homosexualidad y homofobia.

Homosexualidad y homofobia.

Homosexualidad y homofobia.

Ha existido desde años atrás. Es un tema tabú y ahora que platico con mis compañeros, veo que hay mucha controversia y poca aceptación de parte de la gente heterosexual.

Durante mi niñez no escuché hablar mucho de ello, eran los años 70 en México, entrando en la secundaria, comencé a escuchar con mucha intensidad rumores sobre gente “extraña”, de hecho era común que sospecharan de cualquiera que tuviera una actitud diferente, gestos o “amaneramientos”, y para demostrar que no lo eras, había formas:

Una era ser y hacer las cosas de macho (fumar, tomar, pelear a golpes, jugar un deporte rudo, estar en una pandilla). Pero la prueba final era que tenías que salir con mujeres, y si no, por lo menos ver pornografía en revistas, el cine, y/o espiando a las mujeres.

Curiosamente nunca me enteré de alguna adolescente lesbiana (como que entre mujeres eran más recatadas).

Cuando tuve conciencia de lo que eran las personas gays, algo en mi interior me decía que era incorrecto, que así no se hacían las cosas que me habían enseñado, que era algo repulsivo.

Y ¿por qué no decirlo? No me gustaba.

Pero hay otra parte, que notaba y también me molestaba. Les platico que en la escuela secundaria había un muchacho “gay”, que hablaba y tenía “amaneramientos”, es decir, no podía ocultar su naturaleza, y todos los días lo golpeaban, a veces con patadas, con golpes de mano abierta en la nuca, de mano cerrada en el hombro.

Casi no hablaba con los hombres, y creo que mostró mucho valor, pues logró acabar la escuela, a pesar de todo.

Años después encontré otro caso, donde el padre tenía 2 hijos, y cuando el mayor se declaró “gay”, el padre tenía un coraje, una herida, un conflicto que acabó destruyendo su matrimonio. Se divorció y hasta la fecha sigue desconociendo a su hijo mayor, siempre habla de su otro hijo con orgullo, pero el otro ya no existe. Su esposa lo defendió y actualmente vive con él y con la pareja de su hijo (otro hombre “gay”).

Todo esto me hace percibir el racismo, el odio, la negación completa que hay para este tipo de personas.

Me suena a racismo puro como el de los afro-americanos, el de los anglosajones y/o la sociedad burguesa. Como que no puede rebasar los límites.

Es cierto que algunas veces se han metido con la gente heterosexual, y las consecuencias han ido desde golpizas hasta la muerte.

Falta mucho por superar para lograr qu haya una convivencia pacífica de parte de ambos bandos.

En USA se han abierto camino y hay más aceptación, pero cuando ocurren eventos como el de Orlando, se ve que estamos muy lejos de eso.

Mi esposa me hacía una pregunta: Si tu hijo/a resultara ser “gay”… ¿lo aceptarías?. En mi caso hace unos años hubiera dado un “NO” rotundo, pero ahora creo que he cambiado mi forma de pensar.

No creo que a nadie le agrade una situación así, pero al menos trataría de apoyar a mi familia.

Más del autor

Homosexualidad y homofobia.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (1)
  • comment-avatar
    Bertha 3 years

    Felicitaciones por ese tema, tratado de manera muy humana. Existen muchas razones por las cuales las personas pierden o confunden su “identidad de género”, por eso es muy importante que los niños tengan una figura paterna o masculina como modelo que sea positiva para ellos, que puedan hablar de situaciones que suceden en la infancia. hay que conversar con los niños desde pequeños para prevenir toques de niños de su edad, primos, hermanos etc que suceden y no se habla del tema, entonces los niños crecen confundidos y con un serie de emociones erróneas sobre sí mismos y la sexualidad.
    Si los padres observan conductas “afeminadas” es momento de buscar consejeria .
    El apoyo y respeto al ser humano es algo que nos toca a todos, sin importar su condición sexual.

    Me gusto el artículo.

  • Disqus ( )