INTRODUCCIÓN A LA DIETA NORMOPROTEICA

Normoproteica Dieta

Las dietas de aporte proteico normalizado, con reducción de carbohidratos y grasas y compensación de vitaminas, minerales y líquidos, lideran en la actualidad el campo de los protocolos de adelgazamiento de alto rendimiento.

Las dietas normoproteicas solamente aportan las proteínas necesarias para la conservación de las estructuras fundamentales del cuerpo humano, que no deben verse afectadas por una dieta adelgazante. El paso del tiempo ha ido haciendo aparecer y desaparecer numerosas dietas de moda o de las llamadas milagrosas.

Ya con más de 35 años de historia y más de 30 millones de personas tratadas, las dietas normoproteicas siguen siendo el mejor instrumento que puede obrar en manos de un profesional para el control del exceso de peso y sus efectos nocivos. Rapidez, eficacia y seguridad en ausencia de molestias para el usuario son sus características principales.

Como su nombre indica, esta dieta aporta la cantidad justa de proteínas que una persona necesita para mantener su cuerpo sin pérdidas estructurales. Es, eso sí, muy baja en glúcidos (féculas y azúcares) y en lípidos (grasas de todo tipo). Contra la reiterada manifestación tantas veces escuchada de que las dietas adelgazantes deben ser equilibradas, se debe subrayar que el sobrepeso elevado es un desequilibrio grave.

Por ello, las eficientes dietas normoproteicas deben crear temporalmente un desequilibrio deben crear temporalmente un desequilibrio compensador de ese desorden, debidamente controlado. Una vez recuperado el peso normal, es importante pasar a la reeducación alimentaria y a reinstaurar el equilibrio nutricional.

A este respecto, y como dogma de equilibrio para seguir actualmente, un grupo de expertos de Harvard presenta el «healthy eating plate». Más que arremeter contra lo anterior, esta pauta de alimentación matiza y aporta pequeñas aunque interesantes correcciones. Los autores añaden que está basada en estudios más recientes y que, además, está libre de presiones o influencias de grupos de intereses. Los sectores de ese círculo o plato deben aumentarse o reducirse de forma individual según la dimensión del problema y serán variables a lo largo de las sucesivas etapas del proceso de dieta adelgazante.

El elemento fundamental para la eficacia de la dieta y para evitar el temido efecto de rebote es la presencia de una cantidad de proteínas justa y suficiente para garantizar la conservación de la masa muscular y las estructuras vitales del organismo. En los casos más extremos de obesidad grave, la reducción de algunos nutrientes se deberá compensar con un aporte de vitaminas, minerales y complementos variados, adecuados a cada persona y regulados según el criterio del profesional que dirija la dieta.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )