Lo que nunca debes decir a tu hijo


EDUCAR ES UN ARTE Y COMO TAL REQUIERE ESTUDIO Y PRACTICA”, ésta es una frase muy importante de trasladar y entender. Todos los adultos somos el resultado “maravilloso” o “desastroso” de la formación de nuestros padres o figuras que nos criaron, por lo tanto, estar conscientes y ser responsables de ésta formación es esencial e IMPORTANTE.

Los adolescentes no son rebeldes, o se envuelven en conductas violentas porque así nacieron (a no ser de casos de psicopatías congénitas excepcionales), ellos son producto de los hogares y de la relación que desarrollaron con las figuras de autoridad.
Las frases y mensajes que se van diciendo día a día quedan instaladas en los primeros 6 años de vida. Si deseas un adulto equilibrado, de valores, que sepa enfrentar los retos de la vida, muestra mucha atención a lo que dices, recuerda que esas frases y “mensajes” también vinieron de tus padres, abuelos, ancestros y sé consiente de lo que ellos te hicieron “sentir” y “creer”.

ALGUNAS FRASES QUE NUNCA DEBERIAS DECIR A TUS HIJOS:

•ETIQUETAR: “Eres un perezoso”, al declarar y determinar de ésta manera estas enfatizando y creando una “característica” de personalidad como una sentencia. Recuerda corregir la conducta, pero, jamás “declarar” como si fuera una característica de él. Dirígete a corregir la acción en términos positivos y claros como : ” tu habitación se verá mucho mejor si la ordenas y pones todo en su lugar diariamente” y agregas : gracias por ser más ordenado cada día”., de ésta forma ayudarás a estimular la conducta positiva que deseas lograr.

•COMPARAR: “Tu hermana es más responsable que tú”, “mira como ese niño juega sólo y tu no”
Este tipo de comparaciones sólo serán un golpe a la autoestima en desarrollo de tus hijos, además irás creando un sentimiento de distancia y “competencia” entre hermanos que irá creciendo con el tiempo. Cada adulto, tiene en su interior un “niño” buscando aprobación y protección. Los padres “sanos emocionalmente”, aceptan las diferencias y logran encaminar adecuadamente partiendo de la “aceptación”.

•AYUDAR TODO EL TIEMPO:
“Deja que yo te ayude”
Aparentemente ésta frase suena positiva, pero, cuando se le da “ayuda” constante sin que el niñ(a) lo haya pedido es una forma de decirle que no creemos en sus capacidades. Recuerda que los niños tienen una curiosidad innata y un sentido de “poder” que los lleva a experimentar y creer que lo pueden hacer todo. No dejes que ese sentimiento se anule con tu ayuda constante.
Bríndale tu ayuda sólo cuando lo pida, y siempre alienta sus esfuerzos y logros.

HACER COMPARACIONES DE CARACTER CON EX LA PAREJA O LA PAREJA ACTUAL:
“Eres igualito a tu padre”.
Si la pareja terminó, la frustración no se hace esperar en el hogar y con ello frases de intención “negativa”, mostrando no sólo la desaprobación con la ex-pareja o con la pareja y extendiéndola ahora a los hijos.
Cual fuera la relación que se tiene con la pareja, es importante saber diferenciarla de la relación con los hijos. Los padres funcionales y positivos se dirigen a sus hijos con aprobación, guía, amor, sin hacer comparaciones de ningún tipo y valorando la diferencia de cada integrante de la familia.

Escríbenos: Revista Nuestra Gente (berthacoach18@gmail.com)

Bertha Mello
Certified Life Coach
berthacoach18@gmail.com
www.berthamello.com

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )