Los dobles sentidos

Los dobles sentidos.

Los dobles sentidos

Cuando estaba en una reunión social estábamos platicando y bromeando un poco. Resulta que una de las personas comenzó a contar chistes de doble sentido, y la plática se centró en eso.

Luego de un rato mi esposa se enfadó y me dijo que nos fuéramos.

Me dijo que no entendía la mayoría de las cosas que decían, y las que entendía no se le hacían graciosas, más bien algo vulgares.

En mi caso si entendía los chistes y trataba de tomarlo por el lado bueno, sin embargo también llegaba a cansarme y no me quedaba una buena impresión, sobre todo de las mujeres que jugaban con eso en exceso.

Al igual que las groserías, los dobles sentidos tienen aspectos sexuales tomados como chistes. Causan gracia, pero cuando se abusa de ellos comienzan a cansar y a mostrar cierta fijación en las personas.

Me refiero a que una persona (hombre o mujer) que continuamente está hablando de sexo, me refleja una cierta ansiedad, o falta de satisfacción en su vida personal.

Por ejemplo, cuando alguien se obsesiona con el dinero, todas sus pláticas y sus energías están en eso: su mente busca caminos para lograr más recursos económicos.

Una mujer preocupada por sus hijos, tiene su mente enfocada en el bienestar de ellos (tengo que bañarlos, tienen que comer, su tarea, su ropa, etc).

Entonces ¿Es malo pensar en Sexo?

No lo creo. Ni creo que sea malo de vez en cuando bromear un poco y también es bueno entender el significado de los dobles sentidos, algunos de ellos son muy ingeniosos.

Lo que no creo que sea bueno, es estar hablando de eso en todo momento y que siempre sea el tema de conversación, pues me muestra como dije, cierta frustración.

En el caso de los niños.

Los niños aprenden las cosas buenas y las malas rapidísimo. Si se acostumbran a decir groserías desde chicos, les va a ser muy difícil cambiar de adultos, y si aprenden los dobles sentidos como chistes, los van a usar con seguridad.

Recuerdo cuando mi mamá me explicó sobre ellos. “Está bien que los conozcas, igual que las groserías, pero no es algo que debes usar o decir. Solo entre conocidos. La gente que los usa mucho se considera grosera, con mala educación”.

Ahora trato de decirle a mis hijos lo mismo,

– “Es como eructar, picarse la nariz, interrumpir cuando hablan, es de mala educación”.

– “Pero ¿si todos mis compañeros lo hacen?”

– “Busca quien no lo hace o lo hace menos o sé tú quien menos lo haga”.

Los dobles sentidos.

Más del autor

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )