RECIEN LLEGADA

Recien LLegada

Sofía llegué a Estados Unidos hace 4 meses, huyendo de la violencia en mi país, Guatemala. Tengo 3 hijos adolescentes y me preocupa que entren a las pandillas o agarren mal camino. Uno de ellos ya me dijo que no quiere seguir en la escuela, pero tampoco trabaja. Actualmente, estamos viviendo con una prima lejana, pero yo se que “el muerto y el arrimado a los 3 días apesta” y he estado ahorrando para rentar un apartamentito. Mi esposo se quedó en mi país porque sus padres son muy mayores y enfermos y él es hijo único. No sé qué hacer….. Limpio casas, niñera y hasta he vendido fruta en las esquinas; no es suficiente dinero para vivir sola. Yo doy lo má$ que puedo a mi prima, ella no me ha corrido, pero no veo muy contento al esposo. Sé que no puedo pedir ayuda al gobierno porque no tengo papeles y ese es otro de mis miedos. ¿Qué me aconseja hacer? Espero leer su respuesta en Nuestra Gente próximamente.

¡Señora linda! Puedo leer la desesperación en las líneas de su carta y créame que lamento mucho su situación. Entiendo perfectamente la complejidad de su postura. Lo primero es acudir a algún centro de apoyo para hispanos, donde le den cierta información y/o ayuda en cuanto a su estado migratorio. NO soy abogada pero es bien sabido que los centro-americanos tiene ciertas ventajas sobre de los mexicanos en cuanto a las leyes de inmigración. Así que si viene huyendo de la violencia y tiene oportunidad de demostrarlo, tal vez pueda arreglar su estatus mucho más rápido de lo que usted cree.

Hay abogados que la primer consulta es totalmente gratuita, así que para saber lo básico y con base en ello tomar el siguiente paso, le aconsejo sacar cita con uno, los antes posible. En cuanto a su hijo que ya no quiere ir a la escuela, busque ayuda con algún mecánico, cerrajero u otro trabajo similar, donde la labor sea dura y hable con su hijo. Que trabaje los fines de semana y vaya a la escuela entre semana. Si decide trabajar de tiempo completo y abandonar la escuela, entonces “ya le será más fácil” porque ya está empleado. Si el trabajo es muy duro (para lo cual usted ya debió de haber hablado con quien sería su jefe inmediato y le pidió que el trabajo más duro se lo dé a él) Esto con la esperanza de que al ver lo difícil que puede ser un trabajo y mal pagado, decida quedarse y echarle ganas a la escuela.

Si de plano, dice que no, ya no quiere seguir estudiando, a pesar de lo duro que pueda ser su jornada laboral, ya no hay más que hacer. Desde luego, al no ir a la escuela, entonces ya puede dedicarse a trabajar de tiempo completo y ayudarle a usted con los gastos, para que pronto logren rentar un apartamento para ustedes únicamente; porque en efecto, el vivir de arrimado siempre, siempre tiene desventajas mayormente. También puede buscar ayuda en iglesias, donde dan comida y en algunos casos ayuda para lograr acceso a algún albergue o vivienda baja en costo.

Si ya vende fruta en las esquinas, le recomiendo hacer un pequeño letrero, así como lo hacen los “desamparados” (homeless) nada más que en su caso simplemente va a decir que ese es su tercer trabajo y necesita mantener a sus hijos, puede ser algo así. “Necesito un trabajo estable, pero como no sé inglés y mis hijos tienen que comer. Vendo fruta fresca, su compra me ayuda a llevar el pan a mi mesa.” Algo así, y si puede ponerlo en inglés mejor, busque ayuda con alguien que sea bilingüe. Le garantizo que sus ventas van a incrementar. En cuanto a su esposo una vez que haya ido con el abogado pregunte también por él y sus papás. Digo, en caso de que hayan quedado en buenos términos; y se quieran venir. Si sus papás ya están muy mayores, es cuestión de tiempo…. ¡Suerte!

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )