Soñar con un asesinato

sonar asesino

Cuando la violencia y la muerte aparecen en los sueños es inevitable que te preguntes si algo malo está a punto de ocurrir. Es el caso de soñar con un asesinato, un sueño del que despertarás con angustia y miedo y que desearás olvidar cuanto antes. Descubre en nuestro diccionario de sueños qué significa soñar con un asesinato.

Resulta toda una pesadilla. Desde luego soñar con un asesinato es un sueño horrible marcado por la violencia y el miedo, pero no debes temer este tipo de sueños ni pensar que son sueños premonitorios. Antes de olvidarlos, debes entender su significado porque los sueños terribles también te pueden ayudar a ser más feliz.

Cualquier sueño en el que aparezca la muerte violenta, una pelea, tiros, secuestros o asesinatos está motivado por un torrente de emociones negativas. Esas emociones están empañando tus sueños y no te dejan descansar, lo que no quiere decir que a tu alrededor vayas a ser testigo de un asesinato o que tú vayas a matar a alguien. Nada de eso.

Miedo e inseguridad aparecen en este tipo de sueños, pero también la rabia, la ira y la frustración. ¿Qué papel tienes en el sueño con asesinato? Tal vez eres la espectadora de un asesinato, tal vez alguien te persigue para matarte o tal vez eres tú misma la asesina. ¿Te sientes insegura? Seguramente, pero es poco probable que seas la víctima de algo así.

Soñar con un asesinato es un aviso de tu subconsciente, pero no para que te protejas ante la posibilidad de que el sueño se haga realidad, sino para que te des cuenta de la negatividad en la que vives, los conflictos que te rodean, los problemas sin solucionar y la oscuridad con la que sientes el futuro.

FEMINICIDIO – EL ASESINATO DE MUJERES POR SER MUJERES

Violación, tortura, esclavitud sexual, incesto, maltrato físico y emocional, hostigamiento, mutilación genital, operaciones ginecológicas innecesarias, esterilización o maternidad forzadas, mutilaciones en nombre de la belleza? Son múltiples las formas que puede tomar la violencia contra las mujeres y desgraciadamente hay veces que implican la muerte de las mujeres. Entonces hablamos de feminicidio, del asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres. Pero no se trata de un acto puntual, sino que es resultado, por ejemplo, de la cultura putera que tan normal se ve. No se trata de un hecho aislado, ocasional, sino que detrás hay situaciones estructurales de subordinación, dominación y desigualdad que son específicas de las mujeres. De ahí que se requiera una regulación propia, basada en el reconocimiento del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. La ambición de las autoras por conseguir parar el feminicidio es la fuerza de este libro. Todo lo que en él se recoge pretende contribuir a conocer este fenómeno, sus causas, el contexto que lo cultiva y, sobre todo, las medidas que se requieren para poder prevenir y hacer frente a esta realidad. Se incluyen datos actualizados, pero no para ocultar la crueldad detrás de los números, sino con la intención de visibilizar las dimensiones de una problemática que la administración no conoce. Esto, junto con las aportaciones de Ana Messuti, Elena Laporta, Beatriz Gimeno o Irene Ballester, configura una radiografía del feminicidio que permite profundizar en la complejidad de una realidad que no puede dejar de parecernos escalofriante pero también evitable.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )