Soy víctima de Bullying

Soy víctima de Bullying

Soy víctima de Bullying

Soy víctima de Bullying

Martha, es madre de familia, tiene 2 hijos, mayores de 13 años, y se siente intimidada, molestada, burlada, en otras palabras se siente : víctima de sus hijos. La joven madre, muy irritada y nerviosa refería, que el bullying no solo se da en la escuela, se da en el hogar también, mis hijos no muestran ninguna actitud de respeto o afecto conmigo, me insultan y me ponen apodos, cuando les trato de levantar la voz ellos se rien y me ignoran.

Quejas como ésta son consideradas “bullying”? ¿En qué momento el hogar se convierte en un lugar inseguro y violento donde los padres también son víctimas de los hijos? ¿Qué llegó a pasar con ésta madre que no formó lazos de amor, respeto y autoridad en su hogar?

La vida de Martha, es como la de muchas personas, producto de desiciones incorrectas y modelos desconectados aprendidos de sus propios padres. Descubrimos un matrimonio que se inició ya sin amor, con una figura paterna autoritaria, que humillaba e insultaba a la madre en presencia de los niños. Un padre que luego de algunos años y relaciones de maltrato psicológico decide abandonar a la familia.

Martha, sólo es “víctima” de sí misma, de un mundo que ella permitió y formó : los niños crecierón y ya jóvenes expresaron su desprecio ante la imagen que ella ha estado proyectando en sus hijos. Antes se sentía “víctima” del padre, hombre que ella eligió para formar una relación y luego un hogar, un hombre que ella conoció con el mismo temperamento, pero que prefirió no “ver” y seguir adelante y ahora se siente “víctima de los hijos”

Martha y a muchas otras madres, les queda iniciar un camino de cambio y transformación que requiere:

– Dejar de sentir que es “víctima” de personas y circunstancias.

– Empezar a creer en ella misma, descubriendo sus propios recursos para vivir .
– Educarse emocionalmente e integrar grupos de apoyo y educación emocional
– Poner límites en su hogar o dejar “volar” a los grandes “pichones”
– Dejar de servir incondicionalmente : cocinar, limpiar, cuidar la casa , para que ellos puedan reconocer la labor de cada acción .
– Acudir a un terapeuta personal para iniciar cambios.

¿Conoces algún caso parecido al de Martha? escríbenos a :

berthacoach18@gmail.com

Bertha Mello
Entrenadora de Vida Certíficada
Facilitadora de Talleres “Sana Tu Vida”

Psicóloga
Facebook : Bertha Mello Coach

Círculo de Mujeres “Luna Creciente”

Más artículos del autor

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (1)
  • comment-avatar

    En este caso me parece que los niños hacen lo que aprenden de sus padres. Si el papá trataba mal a la mamá, los niños aprenden a ser igual.

    Las figuras de los padres son las que siguen los niños.

    El machismo está muy propagado por latinoamérica, pero creo que depende mucho de las 2 partes, si la señora deja que pase todo eso, asume una posición de víctima, puede ser que venga de generaciones atrás, y el papá también aprendió desde chico a “llevar los pantalones” es decir a mandar.

  • Disqus ( )