1511 W. Holt Blvd. Suite J Ontario CA 91762 1(888)282-4808

Clasificados

Trabajos

Rentas

Sueños perturbadores y grotescos

Sueno grotesco

Algunos sueños no son sueños graciosos ni coloridos, sino tenues y grises, a veces hasta asquerosos y grotescos . Algunas personas sueñan con criaturas al nivel de las de Silent Hill (grotescas, asquerosas y terrorificas) que las observan y aveces se les acercan. En alguna ocasión soñé con perros podridos con los huesos hacia afuera con cabezas de bebé colgando en sus espaldas (supuestamente estaba viviendo con mi abuela en el sueño y habia una fiesta) donde mis familiares no tenian rostro y cuando bebían o lo intentaban la bebida se caía y manchaba todo el piso.

En otra ocasión soñe con un hombre que me observaba en un pasillo, en una ciudad con tono azul marino tenue y oscuridad absoluta pero el hombre estaba ahí, era alto y robusto (solo me observo) y me desperté. También soñe con una bestia cuadrúpeda la cual era gigantesca e increiblemente rápida (la criatura tenía aspecto de felino con cuernos de cabra, ahora que lo recuerdo tenía similitud a una criatura mitológica llamada “Quimera” pero la cabeza era un cráneo de vaca.

El 2% de las personas sufre episodios de violencia mientras duerme. Diversos trastornos del sueño motivan que estas personas amanezcan lesionadas, que anden durante la noche o que, en casos extremos, lesionen de forma grave a su pareja de cama.

Las implicaciones legales de estas enfermedades son muy amplias, ya que en Estados Unidos se ha llegado a exculpar a personas que habían asesinado a sus compañeros, explica el responsable de proyectos de pruebas funcionales de la sección de neurología de la Fundación Hospital Alcorcón (FHA), Juan Antonio Pareja.

La violencia durante el sueño tiene muchos grados y puede ir desde un simple golpe en cualquier parte del cuerpo propio o del acompañante, a graves lesiones tras caerse desde unas escaleras o por una ventana.
Un estudio poligráfico nocturno en unidades del tratamiento del sueño suele confirmar todos los extremos. Dentro de los trastornos que pueden entrañar violencia, destacan dos, en opinión de Pareja. Uno de los más importantes y conocidos es el sonambulismo, un despertar súbito en el que el individuo suele desarrollar una actividad compleja, pero sin ser consciente. Lo frecuente es sentarse en la cama y adoptar un gesto placentero.

Algunas veces la situación va a más y la persona ejecuta actos más peligrosos, como andar por diferentes lugares. En los menores, el sonambulismo se da tanto en niños como en niñas y suele tener un carácter tranquilo. En los adultos, en cambio, predomina en los varones y, en general, resulta agresivo.

“Cuando el soñante es atendido en la unidad de monitorización, el sujeto aparenta estar despierto, pero el encefalograma da unos parámetros que demuestran que no está en vigilia. Si se ve por una cámara de infrarrojos , parece que actúa de forma normal”, explica Pareja.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )